Bienvenidos!

No manches, no manches, no manches. 

Esto no puede estar pasando. Después de más de 10 años vuelvo a escribir en un blog. Hace tiempo tuve un blog que se llamaba "The sour girl" y pues la vida ha cambiado y me convertí en The Sour Mom. 

Les advierto de antemano que este no será un blog de maternidad normal, mamás perfectas y así, PARA NADA. 

Soy imperfecta, neurótica, gritona, ansiosa y agria, todo el combo completo y ahora que soy mamá siento la necesidad de compartir mi historia con otras mamás para juntas sobrevivir este desmadre que se llama maternidad. 

Nadie nos prepara, todos dicen nomás lo bonito pero lo feo y lo peor nadie lo menciona y eso NO ES JUSTO.

¿Por qué? Porque cuando las cosas "feas" aparecen y tu te sientes deprimida, cansada, con ganas de salir corriendo te sientes la peor mamá del mundo, sientes que eres la única que se siente así y te sientes CULPABLE por sentir todas esas cosas porque según tu, nadie más las siente. 

And that is bullshit. 

Todas lo sentimos. Sólo que nadie lo dice. 

Y para eso estoy aquí, para decirte que no estás sola y que es normal. Que no te hace mala mamá sentir ganas de salir corriendo (incluso si es todos los días :D) 

Así que bienvenidas ♥

Síganme en mi Instagram para some real life shit. 

Gracias!

The sour mom 

Comentarios

  1. Vaya, si que es un desmadre como bien dices, a veces hasta lloro y luego me río. Porque wey la neta yo siempre quise ser madre y ahora que lo soy, pues... Aquí estoy tratando de no valer madre y adecuando mi vida a este huracán que es el amor de mi vida. Gracias por existir y recordarme que para mis escapes emocionales las letras son la mejor salida. Saludos.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas populares